FORMA Y ARMONÍA VITAL.

Espacio abierto al juego de relacionar palabras, formas, y colores al ritmo intimo del universo...




13/8/08

NATURALEZA, ARTE...



Vivimos en relación con los demás y con el entorno intercambiando productos y sensaciones. Los primeros se pueden medir y pesar, las segundas no; sin embargo las sensaciones son parte esencial del valor vital de cada uno de nosotros... yo diría que son la expresión intima de la persona; eso que le acompaña día y noche como referente existencial de su único modo de ser, ya que la vida transcurre a través de sensaciones directas o diferidas de la realidad y parte de la energía personal evoluciona por los sentidos.

Progresar de un modo armónico, depende no solo de las sensaciones que seamos capaces de captar, sino de cómo procesamos cada uno esto que ocurre y como actuamos ante ello.



El medio ambiente está lleno de sensaciones, como está lleno de matemáticas, de física, de química o de estética, que normalmente no advertimos... Las sensaciones no se pueden fijar; cuando dejan de sentirse, dejan de existir. Podemos decir que se renuevan de tanto en tanto y no es fácil encontrar palabras o formas para traducirlas... ¿Cómo explicar la sensación que produce el canto de un pájaro, el perfume de una flor, o la mirada de un niño...? ¿Cómo explicar la sensación que produce el atentado a la vida como un hecho cotidiano, la mentira premeditada como pauta de comportamiento, la negación del adversario como sistema democrático o la especulación y el consumo como sinónimos de progreso...? Podemos explicar todo esto como hechos biológicos, sociales, políticos o económicos que ocurren y darnos cuenta de la contradicción que implica su existencia como tales... Ante estos hechos podemos adoptar una actitud de admiración, protesta, indiferencia o aceptación y actuar en consecuencia; pero ¿cómo explicamos esto que sentimos ante hechos como los que acabo de mencionar...?



Entiendo que es el arte el que recoge y traduce de algún modo estas sensaciones... El arte registra el latir humano del tiempo, nos acerca de nuevo a la naturaleza y facilita la evolución personal de nuestra armonía vital... Pero ¿qué es el arte?. Tampoco lo puedo explicar desde mi mente conceptual,( por que el arte es sensación que se expresa a través de los distintos lenguajes artísticos... Lo que si puedo explicar son los elementos que sostienen a una obra de arte como: el ritmo, la estructura, la orquestación, la melodía, el tono, la composición, el color, la textura, su connotación histórica y social, el valor económico de su cotización en el mercado como producto, etc. pero el arte el grado de arte que posee cada obra, no lo puedo explicar por que materialmente no existe como tal; solo existe como parte espiritual de la obra... no se puede medir ni pesar… es su intimo valor… Es aquí donde comienza la comunicación con el espectador, o sea: el dialogo individual de la naturaleza con la libre expresión de sus manifestaciones...


15/7/08

F U T U R O


El futuro empieza hoy... El futuro es lo nuevo que nace en cada uno de nosotros... Esa posibilidad que genera cada organismo cuando capta la realidad en sus distintas dimensiones... Cuando sin perder la propia identidad acepta la totalidad del otro y lo otro y se da cuenta que la diferencia que en principio genera tensión, también facilita el contraste de posibilidades que renuevan la vida.

Construir armónicamente el futuro implica: tener en cuenta el valor efectivo del presente con todas sus posibilidades, verificar su propia raíz que es el pasado, puesto que futuro presente y pasado son tres referentes básicos en cualquier cultura viva, tres aspectos de la realidad que percibimos al tener conciencia de existir... 
Los seres humanos somos no solo aquello que aceptamos, también somos todo aquello que rechazamos por que es nuestra percepción la que le da forma positiva o negativa en nuestro interior a esta realidad de la cual somos parte esencial.
 
Asumir esto que ocurre dentro y fuera del propio organismo es admitir que existen otras dimensiones, otros puntos de vista; diferentes maneras de ser y hacer, distintas formas de manifestarse y relacionarse y con todo ello: nuevas posibilidades de vivir; en definitiva nuevos valores...

En Cada persona existe un artífice del futuro en la medida en que se implica en lo que hace y responde a eso que ocurre dentro y fuera de el. En este sentido se puede decir que todos somos algo artífices de lo que ocurre y que la bondad y belleza de nuestra cultura actual depende del grado vital de implicación ética y estética de cada uno de nosotros en nuestra actividad diaria... Cuando esta implicación en lo que hacemos es “integra y sincera” se desarrolla en nuestro interior “autentico valor”, aumenta nuestra cultura y la sociedad progresa armónicamente.
Hemos de distinguir entre “certificado de valor” y “autentico valor”:
El “certificado de valor” no es el valor; es un papel de base legal que la sociedad ha creado (que no siempre va paralelo al valor) y los individuos “veneran” y anteponen a la vida cuando dejan de creer en ellos mismos y en sus semejantes. Es un papel que necesitamos multiplicar en la medida que aumenta el divorcio con nosotros mismos y con los demás seres vivos. Es un papel que colgamos en casa en forma de diploma, archivamos en carpetas en forma de permisos y seguros o guardamos en el banco en forma de inversión como si fuera “el autentico valor” pero solo es un certificado...
Por el contrario “el autentico valor” esta en la vida; se desarrolla en el interior de las personas, no es negociable por que no se puede medir ni pesar pero nos acompaña día y noche y nos hace felices o desgraciados según lo desarrollamos. Pertenece a esa parte de la vida humana que toma forma real con el desarrollo de facultades y pautas de comportamiento y se hace evidente para todos en la relación que mantenemos con los demás seres vivos y con nuestro entorno. Estas pautas pueden ser armónicas o agresivas a nosotros mismos o a los demás; parten de la misma energía, las primeras nos hacen libres y por lo tanto responsables, las segundas no.
Los artífices de la armonía del futuro son personas auténticamente vivas que han tomado posesión de si mismas amando el presente que es su raíz vital. No anteponen el certificado a la vida, ni hacen de esta un negocio o un objeto de consumo; saben distinguir entre crecimiento sin medida y desarrollo armónico cualidades y pautas de comportamiento... su riqueza es la ilusión para imaginar el futuro en su quehacer cotidiano; su valor es permanente ya que se renueva en la acción, el gesto, la palabra, el tono, la forma o el color que aportan a cada situación de la vida actual, base de  mejor futuro ...
 




10/6/08

FORMA, COMUNICACIÓN ...

La forma de comunicarnos y expresarnos ha cambiado radicalmente en esta era de la tecnología y el ciberespacio, sin que se haya producido una modificación correspondiente en nuestra forma de ver y entender los distintos mensajes que consumimos, producimos y protagonizamos. Mientras la actitud receptiva permanece fija; anclada en la apariencia de las propuestas formales elaboradas por la burguesía europea del siglo XVIII, el comportamiento en la emisión y recepción del mensaje actual, en la mayoría de los casos, está vinculado a la idea de que el entendimiento de los mensajes visuales, se produce fuera del análisis y control cerebral, según el capricho personal de cada uno.

COMUNICAR
No nos damos cuenta que el valor de la apariencia se sustenta en el significado permanentemente vivo que cada uno hemos de descubrir, actualizar, asumir y compartir si queremos realmente entendernos; y para ello, hay que conocer racionalmente el funcionamiento de los códigos del lenguaje o lenguajes que estamos o están utilizando.
Entendemos que el valor de la comunicación se establece con eficacia, cuando tú y yo compartimos un código común de formas y significados, y este valor pierde eficiencia, cuando compartimos el código sin entender racionalmente los significados.

La eficiencia del lenguaje verbal, ha evolucionado hasta convertirse en un instrumento racional de lectura y escritura. La alfabetización de este lenguaje facilita la base de igualdad instrumental para entender al otro y que el otro nos entienda. El crecimiento y desarrollo de las demás capacidades humanas ha seguido la misma evolución natural. Así han surgido los distintos lenguajes del conocimiento con sus correspondientes códigos que hoy se interrelacionan en los medios de comunicación sin que apenas los leamos.
Nos consideramos verbalmente letrados cuando aprendemos el significado y el uso de los componentes básicos del lenguaje escrito, (letras, palabras, ortografía y sintaxis) La alfabetización de todos los demás lenguajes y en este caso el mas antiguo “el lenguaje universal de las formas” actúa lo mismo, dentro de sus componentes estructurales básicos (punto, línea, plano, color ritmo, textura y su correspondiente significado, ordenación, enlace y composición que es su ortografía y sintaxis). Formalmente estos elementos están implícitos en los mensajes visuales fotográficos, el cine, la publicidad, las obras artísticas y por mimetismo en nuestra propia forma de vestir y comportarnos… Pero ¿sabemos leer su significado?

La comunicación actual necesita la alfabetización colectiva en el lenguaje universal de las formas para salir del etnocentrismo y valorar un poco más allá del consumo y la apariencia, la sintonía con el ruido de las olas, el canto de los pájaros, el perfume de las flores y que ese niño de cualquier raza del neolítico actual y este otro del ciberespacio puedan compartir sus afectos, formas de valor y armonía vital...

9/6/08

MIRADA, DIALOGO...

Mirar puede ser: dirigir el sentido de la vista a lo que tenemos fuera de nosotros; y desarrollar una visión armónica seria: mantener un dialogo visual con nuestro entorno; pero para ello no es suficiente con asistir pasivamente al acto de mirar, necesitamos "ver" y esto nos lleva a adoptar una actitud activa, a fijarnos con atención y utilizar nuestra inteligencia para verificar las cualidades de lo que estamos viendo.

Si queremos establecer un “diálogo real” también necesitamos "percibir"; o sea: implicar en el acto de ver la participación del resto de nuestros sentidos y notar que tanto lo que percibimos, como el modo de hacerlo, vienen condicionados por nuestras experiencias anteriores que hacen que cada uno de nosotros tengamos ante los mismos hechos un punto de vista diferente. También podemos darnos cuenta que nuestra mirada evoluciona o no, según sea nuestra relación “interior-exterior”. Pues uno evoluciona vitalmente cuando sin perder su identidad, incluye en su visión conceptual lo percibido y observado dentro y fuera de si mismo encontrando nuevas formas de ver la realidad; y uno se estanca vitalmente cuando su visión es un monólogo personal ajeno al otro sin verificar la realidad ni valorar lo percibido por los demás puntos de vista.

Dialogar realmente con alguien o con algo seria: relacionar impresiones objetivas y subjetivas renovando simultáneamente los lazos que unen al “observador y lo observado”; dos polos que configuran lo que podemos entender por “realidad vital”. La dificultad radica en encontrar el equilibrio entre estos dos polos. Cortar la dificultad en dos partes y quedarnos solo con una de las dos, supone evadir el problema. O sea: vivir con la oculta censura de una parte de la realidad y asistir mutiladamente no solo a la perdida de libertad por el estancamiento de nuestro desarrollo como personas, sino a la “incomunicación o monólogo social” junto a la crispación y deterioro de nuestra armonía vital.

 
Una cuestión de la armonía vital es la relación que establecemos con aquello que percibimos y lo que perciben los demás. El problema que surge al establecer una relación, es que su armonía depende del grado de equilibrio personal que cada uno mantiene consigo mismo y con lo que esta fuera de el. Salvando la aparente diferencia, podemos decir: que lo que esta fuera y lo que esta dentro del ser humano, forman una unidad vital. Queramos o no, ambos aspectos de la realidad están interrelacionados; existen y son reales, gracias a su permanente interrelación y evolucionan, se configuran, y generan confianza o afecto y por lo tanto “amor”; o se estancan, se desfiguran y generan crispación, desprecio o terror y como consecuencia “odio”.

Evolucionar en la percepción de la realidad y como consecuencia en nuestra relación con los demás requiere como principio dar igual importancia a los dos polos básicos que configuran la realidad vital, (el observador y lo observado). El paso siguiente sería darnos cuenta que el universo intimo de cada uno de nosotros, es único, pero no es el único, existen tantos como individuos; por lo tanto nuestra relación armónica con alguien empieza por el respeto y reconocimiento del ritmo intimo del universo del otro, que siendo diferente, respira, se nutre y forma una unidad, con el mismo universo que nosotros y los demás seres vivos.

Mirar puede ser una aventura maravillosa que nos permite ver, percibir y amar la vida en todas sus manifestaciones cuando se pone en práctica la “comunicación” entre los dos polos que configuran nuestra realidad “el tu y el yo” que es donde empieza la belleza del “diálogo social” y la sensación de vivir y convivir armónicamente con los demás...

6/6/08

AMISTAD...



La amistad es un sentimiento altruista que surge del interior de las personas cuando nos identificamos con alguien o con algo… Las raíces de este valor las encontramos en la historia de nuestra propia existencia.
A nivel personal, todos tenemos, o hemos tenido, una madre y un padre, que de modo altruista nos han dado al nacer parte de su vida, “nosotros somos en el –fondo- una parte de ellos”. Ellos nos han cuidado cuando éramos pequeños, nos han ayudado a dar los primeros pasos y nos han enseñado las primeras pautas de comportamiento; el resto, lo hemos ido aprendiendo nosotros mismos, con nuestra –forma- personal de  aprender y relacionarnos con los demás en el entorno natural y artificial donde vivimos.

A nivel colectivo, todos tenemos -dentro y fuera- de nuestro ser a “la madre naturaleza” que de modo altruista nos renueva cada día, parte de la vida; “nosotros también somos una parte de ella”. Ella, en el –fondo- nos sustenta, –dentro- con este modo de funcionar y –fuera-, con los frutos, de su propia vida… El aire que respiramos, la luz que percibimos, el olor, el sabor, el color, el ritmo, el contraste, el matiz y su diversidad de –formas- de relación son lección permanente de generosidad, fuerza, flexibilidad, valor, belleza y armonía vital.

A nivel universal, como experiencia cultural, tenemos la historia (relación que mantenemos con la vida) que es lo que yo llamo: “el padre conocimiento”, que inspirado en la naturaleza y de modo altruista ha ido dando –forma- a un mundo artificial de sistemas, tratando de interpretar, reproducir y controlar el funcionamiento de la vida. En este empeño han surgido toda una serie de ilusiones de realidad, imágenes de valor, ideales, leyes, normas, artilugios y artefactos; algunos maravillosamente bellos, otros perfectamente útiles y otros perversamente peligrosos. Todo esto es válido, en la medida en que “no confundimos, los medios con los fines”…

“La vida es un fin en sí misma, un autentico valor”… Todo lo demás solo son medios que tienen valor, en la medida en que están al servicio de la vida, la respetan, la representan, la elevan sobre si misma, restablecen la salud, regulan excesos y deficiencias, desarrollan la educación como producto de conocimiento, sensibilidad, sinceridad, solidaridad, respeto, y sentido de justicia, que es lo que nos hace ser personas responsables y por lo tanto libres… Y los medios pierden el valor cuando se convierten en fines y ponen la vida a su servicio, se utiliza la mentira, el miedo, o el terror como estrategias de poder, se hace de la vida y la muerte de inocentes un negocio y del prójimo, un objeto de relación mercantil.

Esto que a nivel simbólico yo llamo “madre naturaleza y padre conocimiento” son dos referentes que configuran el sentimiento global de pertenencia colectivo; dos referentes que hoy nos dan identidad a las personas, por que somos una parte de ellos.

Desarrollar el valor de nuestra identidad personal como sentimiento racional de amistad y pertenencia a un grupo armónico a un todo, implica: trabajar cada día de forma altruista la ética universal, donde toma cuerpo la libertad, cuyo precio es la responsabilidad de nuestros propios actos y su producto, es la relación armónica como sentimiento altruista de amistad que mantenemos con nuestro grupo, con el mundo, la historia, la profesión, la familia, nosotros mismos, los demás seres vivos y el entorno. El desarrollo de esta cualidad humana, crece en el interior de las personas y se hace evidente a los demás, mediante – formas- de comportamiento, dando vida y significado a la cultura; por que la cultura no es algo que tengamos; lo que tenemos son objetos culturales; “La cultura es algo vivo, que hay que cultivar, actualizar y demostrar cada día”. Es lo que en el –fondo- todos reconocemos como el valor de las personas. Eso que nos permite actualizar nuestra mirada cada día, mantener la ilusión razonable de ver la realidad, distinguir los medios de los fines, aceptar la unidad de -fondo y forma- de nuestras relaciones que es lo que nos hace ser realmente lo que somos y estar bien con los demás, donde quiera que estemos, por que todos somos o podemos ser amigos de la vida y del entorno natural y artificial donde vivimos.

20/4/08

CRÍTICA...



Criticar es algo que estimula mi ego y me hace vivir la aparente ilusión de estar por encima de la realidad. Digo aparente porque al " revisar " en mi comportamiento los conocimientos que muestro sobre aquello que critico, y mirar el objetivo y significado de la crítica en sí, aunque la ilusión me acompañe..., me doy cuenta que la " eficacia " de la crítica sólo es posible en el mismo nivel de la realidad criticada...


NUEVAS POSIBILIDADES
Con esto quiero decir: que para " criticar " necesito estar en disposición de atender lo que ocurre "dentro y fuera de ti...," y solo puede ocurrir si esas dos percepciones son observadas desde el mismo plano de la realidad y que algo así nos puede llevar a descubrir en la autenticidad del "nosotros" una apreciación objetiva de nuevos valores.
Entiendo, que tu y yo miremos las cosas a partir de nuestras propias experiencias, emociones y esquemas mentales o morales y que el significado que asignamos a los acontecimientos nos haga vivir ilusión y realidad de un modo diferente a cada uno.
Aprecio el valor... " la riqueza personal " en la originalidad de cada punto de vista. Observo también " la pobreza personal... ", cuando la opinión individual es confundida con un hecho, ignorando lo demás y afirmando por la fuerza, la estrategia o la repetición mecánica, el desprecio del otro, o los otros, porque no tienen la misma apariencia, se comportan de un modo diferente o tienen otro punto vista.
Admito que discernir o juzgar algo requiere una gran dosis de sinceridad vital por parte del que critica, pues de él se espera: que evalúe tanto los méritos como los deméritos de un objeto, situación o comportamiento y que de acuerdo con ellos emita un juicio que comunique, influya, y motive " nuevo valor " para que los demás podamos percibir con ilusión una clara respuesta a la realidad criticada en su propio comportamiento.

Comunicar, influir y motivar hacia el descubrimiento de algo, puede ser " enriquecedor " en la medida en que admitimos y ejercemos la critica con generosa bondad, haciendo de ella, un procedimiento creativo donde ilusión y realidad interactúan creando entre " tu y yo" nuevos equilibrios de armonía vital.

24/2/08

ACCIÓN CULTURAL ...



Entiendo el hecho cultural como la respuesta que desde el principio de los tiempos, el ser, al hacerse humano viene dando a su entorno, y que en ella queda registrada la identidad de los pueblos.

Puedo ver, que toda actividad humana lleva implícita su germen de identidad cultural, puesto que cada ser se hace" humano " y, por lo tanto " culto " en la medida en que se entrega y responde con sus actos a aquello que le toca vivir.

Me doy cuenta que la respuesta puede ser " CREATIVA " o " DESTRUCTIVA " (es la misma energía). La primera es libre y responsable. la segunda no. La primera siente a la otra o al otro, las otras o los otros como diferentes partes de si misma que están fuera de ella y necesita "INTEGRAR". La segunda solo ve en el otro o la otra, los otros o las otras, a algo ajeno que puede utilizar y, cuando no piensa o actúa adecuadamente, cuando no rinde lo suficiente o se deteriora , es algo que hay que suspender o desechar.

BUSCAR armonía vital dentro de este CLIMA no es ir en contra ni a favor de una u otra respuesta, si no darme cuenta que esta dicotomía, o polaridad vital, surge de la vida misma, y en mayor o menor grado la encuentro dentro de mi mismo.

AMPLIAR mi punto de vista es reconocer este hecho en el simple ejercicio de respirar (COGER y SOLTAR aire). Coger y soltar aire es algo que realizo sin pensar, pero el aire que cojo no es otro que el que SUELTAN los demás seres vivos o su respuesta cultural.

DESARROLLAR mi capacidad de sentir y su significado es percibir que mi cuerpo no solo COGE y SUELTA aire sino que todos los poros de mi ser COGEN y SUELTATAN sensaciones, imágenes mentales y pautas de comportamiento.

PRESCINDIR de uno de estos dos movimientos ( COGER o SOLTAR ) y su significado, es negar el FONDO de la vida ... quedarme solo en la FORMA , sin más compañía que el inmenso apetito de "CONSUMIR" lo que sea para llenar mi vacío.

RECONSTRUIR (acción que realizo constantemente) mi propio fondo y seguir respirando armónicamente es percibir la globalidad de TU y YO en un posible NOSOTROS donde quiera que me encuentre.

HACER CULTURA de un modo global y significativo es algo así como responder desde esa vieja integridad vital de cada uno a eso nuevo que como en PRIMAVERA surge de vez en cuando en todos los seres vivos.



16/2/08

EXCESO Y DEFICIENCIA


La juventud es un periodo de la vida que se caracteriza por su riqueza de excesos y deficiencias. Los seres humanos somos los más jóvenes de las especies que habitamos el Planeta Tierra. Nuestra historia es muestra del desarrollo de estas cualidades de juventud...
Hoy los seres humanos vivimos la fiebre de consumo y crecimiento económico. Hemos dejado las catedrales por los centros comerciales y no tenemos tiempo para meditar… Consumimos, tanto si es necesario, como si no lo es. Salir de compras es la terapia colectiva y romper este esquema nos produce frustración. El marketing y la propaganda de nuevos productos mitigan esta frustración multiplicando de nuevo nuestro apetito de consumo…
Según los cálculos de demanda humana de los recursos en 1961 eran del 70% de la capacidad de regeneración del planeta; en la década de 1980 la demanda había igualado el suministro anual de recursos; y en 1990 superaba el 20% la capacidad de la tierra para sostener el consumo. La biosfera necesitaba entonces un año y tres meses para recuperar lo que la humanidad consume en un año. (Clive Hamilton, El fetiche del crecimiento).
¿Cómo se encuentra la capacidad de regeneración del planeta en nuestros días?...
Aunque como ciudadanos somos producto del ritmo que nos marca la propaganda que es la que configura y alimenta la ilusión de sentirnos ajustados al perfil de buen ciudadano consumidor incondicional; como individuos, podemos darnos cuenta que la vida nace, crece y se desarrolla dentro y fuera de nosotros con lo necesariamente necesario y nada más… Que consumir es un medio, necesario para mantener nuestras facultades y desarrollar nuestras cualidades de vida…Pero cuando el consumo se convierte en un fin superficial con intereses ajenos a la vida; lo que aumentan son los negocios de las cosas y con ellos los certificados de valor, pero no nuestro valor…
El valor de la vida florece cuando el individuo “joven de cualquier edad” se hace cargo de sus propios excesos y asume plenamente el derecho de autodeterminación, toma en serio la democracia, decide en libertad, lo que necesita consumir para ser él mismo. Entonces se da cuenta, que en su propia deficiencia hay ritmo suficiente para cultivar el modo de estar bien consigo mismo y producir la armonía necesaria que le hace ser adulto desarrollando su propio valor en relación con los demás. Este valor es el que le permite distinguir: los fines, de los medios, la libertad, de la evasión, el valor, del certificado y así: poder opinar sin ofender; y lo que es mas importante: construir desde las deficiencias sociales su nueva respuesta... porque él como adulto autorrealizado sabe convertir la deficiencia en desarrollo armónico de cualidades; conoce el significado de la solidaridad, el respeto a la vida del otro, y los otros; los demás seres vivos, reconoce y valora la belleza de las plantas, la luz del sol, el aire que respiramos, y sabe respetar y valorar el entorno natural y artificial del cual somos parte… Todo esto le permite vivir la plenitud de ser libre, responsable de sus propios actos y compartir con los demás seres vivos el placer de convivir y el gozo de ser autentica persona, joven de cualquier edad, consciente de lo que significa: crecer, estar vivo y existir…


http://www.jscordoba.com/

10/2/08

CRISIS...

 La problemática actual es compleja por que no hay un solo responsable de ella, y es simple por que nos afecta a todos. Cuando esto ocurre se dice que hay CRISIS.
Pero la crisis solo es un síntoma de disfunción en la necesidad de crecimiento.
 
    CODICIA
¿¿..."más crecimiento"...??

Los certificados y formas de valor se han multiplicado en los últimos años por cifras astronómicas como lo demuestran la proliferación de gestores económicos, políticos y universitarios, la fabricación de artículos y aparatos de necesidad y capricho, la instalación de macro-supermercados que no parece tener limite, la invasión de coches, redes de autopistas y estaciones de servicio que han cambiado nuestro entorno, las viviendas que duplican al nº de habitantes, los locales de ocio y esparcimiento que se multiplican por doquier y así un largo etcétera propio de un mercado libre. Todo esto es crecimiento y sin embargo algo falta o no esta en su lugar. Algo no funciona o hemos delegado su función.
 NUEVOS HORIZONTES


Quizá necesitemos:

CRECER en otro sentido.
.
Junto a cada certificado o FORMA de valor medible y pesable hay un FONDO que aunque no podemos medir ni pesar, nos acompaña en cada instante...

Quizá necesitemos:

AMPLIAR cada punto de vista.

RECONOCER lo que tenemos.
RECUPERAR lo que nos pasa inadvertido.
SENTIR y darnos cuenta como la armonía vital se pierde en la medida en que olvidamos nuestro fondo y delegamos nuestra función.

RECUPERAR el propio fondo y darnos cuenta que la vida es algo más que un negocio, que la calidad de vida y el progreso pasa por una relación equitativa y  armónica con el otro o la otra, los otros y las otras, donde quiera que se encuentren, como quiera que sea su especie, raza, sexo, o lengua...
Todo esto también puede ser un modo de crecer y funcionar, en forma y fondo como personas para ampliar nuestra conciencia biológica, social y recuperar nuestra armonía vital dentro y fuera de nosotros...

27/1/08

SALIDAS DE LA OBRA


 PEÑISCOLA     
 PALACIO DE CONGRESOS
               Del 30/11/ 2007 al 06/01/2008

CASTELLÓN
AUDITORIO PALACIO DE CONGRESOS
               Del 02/05/ al 30/06/2007

VITALIZAR


PALPITOS EN EL ESPACIO


EL TIEMPO DE LOS ASTROS
El Auditori de Castellón acoge una exposición de pinturas y esculturas de José Córdoba, que suponen, en un propósito de personal cosmología interior, el culmen plástico de una vida de ho nda exégesis.
INHALAR
Ese microcosmos del ser humano, de universalidad anímica, se materializa en sus obras en las que se encarnan el cuerpo y la psique.
CONFIGURAR
La sensación llega a tomar forma en la geografía panorámica de sus relieves, que hablan con la voz universal y omisa de la noche de los tiempos.
EXHALAR
 ¿De qué color se pinta la nada? ¿Cuál es la forma del silencio? ¿Cómo se materializa la crispación del lapso infinito de un suspiro sideral?.

ENERGIZAR
Una pasión creadora y destructiva a la vez, aflora en sus trabajos, con denuedo de génesis y apocalipsis.
PERCIBIR
Una pasión telúrica, existencial y cósmica, que reclama la música de Wagner.
DIVERGIR
El informalismo abstracto de exaltación matérica, redacta, por medio del sortilegio del pincel, que esfuma el tiempo.


Poemas visuales de soledad territorial infinita..., y también de esperanza, de ambición, de miedo, de amargura, de pasión y de piedad...hasta de amor, con o sin objeto.
El humano frente a su territorial existencia, con anhelos de eternidad.

PRECISAR
¡Qué bien viene a este respecto una cita de Cortázar, extraída de su Prosa del observatorio, en la que infiere de lo eterno, acercado al semblante del limitado recurso humano! «...el frío vuelto brasa, la postura canónica desdeñada por caricias que desnudan, de otra manera, los ritmos de la luz en el mármol, que ciñen esas formas donde se deposita el tiempo de los astros y las alzan a sexo, a pezón y a murmullo.»
ASCENDER
Cuerpos en las esculturas de José Córdoba y almas en los relieves: estremecimientos transfigurados en perspectivas de horizontes ajenos, con otras topografías, con otros colores no existentes, con luz en las vísceras... El ADN del infinito.
Antonio Gascó
Mayo del 2007


VINARÒS
SALA DE EXPOSICIONES FUNDACIÓ CAIXA VINARÒS 
Del 24/06/24/07/ 2005

SECUENCIAS VITALES.    (4º tema de la etapa  F comenzada el año 2000)

Yo no pinto lo que veo, más bien “veo” gracias a que pinto…

 

Pintar es para mí, una práctica que actualiza mi ilusión de ver… No puedo ver la realidad, sin ilusión, y no puedo ejercer la ilusión, sin tocar la realidad… Pintar es un modo subjetivo y ético de acercarme a los distintos aspectos que configuran esto que ocurre dentro y fuera de mí, que yo llamo “realidad”, no para imitar su apariencia, ni transformarla en algo diferente, sino para encontrar armonía vital, en la actual  relación de tensiones y equilibrios.
OBSERVAR
Mi trabajo diario exige un constante avanzar y  retroceder entre lo que observo en la naturaleza y lo que ocurre en la relación social. La acción de pintar implica: “traducir”, hacer visible, darme cuenta y por lo tanto “ver” la acción efectiva de armonía, y contraste que se produce en el  encuentro de la información que captan mis sentidos y la que es capaz de registrar mi mente. Las ideas y las sensaciones no están separadas entre si, ni permanecen ocultas; más bien son estructuras libres, abiertas y entrelazadas en la naturaleza “interior-exterior”. Pintar es en si, un acto de interrelación donde la mente y los sentidos se encuentran y construyen la ilusión de  realidad…
VIVENCIAR
En esta aventura de  construir y “ver plásticamente”, encuentro que la apariencia formal de  la “realidad” es una síntesis o abstracción de figuraciones donde se manifiesta la energía vital;  y la imagen más real de la forma viva, una  figuración abierta y libre, cuya estructura cambia en la relación “dentro-fuera” modificando aspecto  y significado des de que surge hasta que desaparece. 
ESPERAR
MI obra es el soporte donde despejo el error  y se produce el encuentro. Donde la naturaleza, la dicha y el conflicto del “yo y el tú”, se funden en la unidad “espacio–tiempo” El resultado son resonancias plásticas;  imágenes de “secuencias vitales” percibidas en el instante que siento y entiendo ser una parte viva de la realidad. 

ELEGIR
Esta obra está fraccionada en murales y los murales en múltiples sesiones de trabajo donde los ritmos, formas, texturas y colores toman cuerpo como testigos significativos que registran  la  aventura de transpirar  psíquica y afectivamente  mi sorpresa diaria de existir.

José Córdoba 2005