FORMA Y ARMONÍA VITAL.

Espacio abierto al juego de relacionar palabras, formas, y colores al ritmo intimo del universo...




ACTITUD


 
La educación estética  implica un reconocimiento etico de la realidad vital presente y una actitud ante sus problemas.
 
Vivimos en una sociedad en plena evolución y desarrollo científico y técnico de acusada especialización y de diversificación de las distintas ramas del quehacer humano. Estamos asistiendo no a una perdida de valores sino a una pérdida de interrelación vital entre las distintas ramas del saber y el hacer.
Todo ello repercute en el individuo creando una cierta desconexión entre lo que  siente, lo que piensa y lo que hace dando como consecuencia  perdida de energía vital y desgaste de formas y maneras, por lo cual considero necesario el desarrollo de las cualidades del "como significativo".
 
INTEGRAR "como respuesta armónica a nuestro tiempo".
DESARROLLAR "como atención a los íntimos latidos de la especie".
LIBERAR "como necesidad de encontrar nuevos recursos".
APRENDER "como amor a lo que hacemos".
INVESTIGAR "como verificación interior y exterior".
CREAR "como atención a lo no verificado".
No pretendo quitarle valor a la  especialidad personal sino impregnar un tono de afecto, atención y respuesta al presente en esto que ocurre dentro y fuera del aula.

INTEGRAR 
Transferir algo a alguien, supone en principio haberlo experimentado  para saberlo vivenciar e integrar en la acción  de transferirlo.
Entiendo la formación humana  como la unidad   de  los distintos aspectos del conocimiento. Esta unidad  empieza en el proceso de formación de uno en su relación con los demás.
Entiendo que no puedo plantearme la tarea educativa como algo a desarrollar fuera de mí; sino que el proceso educacional es una continua verificación de "cómo transcurren los hechos mentales, emocionales y energéticos dentro y fuera de mi organismo"; para lo cual es necesario dar continua respuesta a las sensaciones que registro de la realidad que respiro y voy conociendo a la vez que concedo un crédito a lo nuevo que me acompaña en el este proceso del enseñar  y aprender,  que no están separados sino enlazados en el juego del desarrollo armónico del conocimiento.
 
El estudio de lo diferente, me ha ido descubriendo lo similar y el análisis de ambos, me ha permitido ver la unidad en su relación común en esto que yo llamo aprender y desprender.
 
Aprendo  cuando encuentro la unidad de lo conocido con lo nuevo que voy descubriendo y desprendo cuando esa unidad se funde ante las nuevas sensaciones.

Dejo de comprender y comienza la división de mi persona cuando separo “como” propia una parte del conocimiento a la que llamo “ mi conocimiento"  y como ajena  la otra parte del conocimiento a la que llamo "tu conocimiento" sin darme cuent.
Si de veras aspiro a “integrar” tengo que antes verificar la integración de mi persona. Reconozco como íntegro en mi ser. En conciencia ser: todo aquello que mis facultades han percibido, registrado y desarrollado dentro y fuera de mi organismo, por lo tanto no puedo separar como ajeno lo que de alguna manera me pertenece, pues creo que todo aquello que mi conciencia ha captado del exterior pasa a modificar mi ser y por lo tanto pasa  a formar parte de mí.
Al principio creía enseñar lo que sabia o me habían enseñado, ahora creo aprender lo que voy escribiendo, pero la verdad es que al principio y ahora enseño y aprendo no tanto por lo que se o descubro sino por el “cómo” lo descubro y lo transmito . Este “cómo“ me hace considerar la actitud un principio básico de integración y por lo tanto de armonía vital.
 
DESARROLLAR
Atender  los íntimos latidos de Aristóteles  cuando afirma en la ética a Nicómaco: cada virtud (al igual que las artes) nace y muere por los mismos actos y mediante los mismos actos; por tocar la cítara surgen los buenos y malos citaristas. De igual manera ocurre con constructores y con todas las demás actividades. Edificando bien se llega a buen constructor; edificando mal malo. Lo mismo puede aplicarse a la virtud que el modo de comportarse en las relaciones con los otros nos hace a unos y a otros injustos. En una palabra las cualidades provienen de los actos de igual naturaleza. Es preciso pues vigilar la cualidad de la naturaleza de los actos pues de su diferencia se origina la diferencia de los hábitos.
Aristóteles da a entender, que el buen o mal desarrollo es fundamentalmente un problema de actitud, que la bondad o maldad de un acto esta en esa cualidad emocional que depositamos al hacerla.
Parece cierto que el niño trae recapituladas de alguna manera las experiencias vitales de la especie, pues tiene la cualidad de hacer un mundo de cualquier cosa; pero a medida que se hace mayor esta cualidad desaparece.
El desarrollo armónico requiere tomar conciencia de aquello que nos ocupa prestar atención y confiar en los dones innatos que la naturaleza posee y el niño trae consigo; verificar el pasado y asistir al descubrimiento de las capacidades presentes y darnos cuenta que la fuente fundamental del aprendizaje es la conciencia de relación entre los actos y los efectos que éstos producen, pues la cultura se desarrolla no sólo por los conocimientos transmitidos sino principalmente por los descubrimientos y las intuiciones de los espíritus abiertos a todo aquello que se percibe desde cualquiera de las cualidades humanas.
 
La realidad del joven no está en sus necesidades abstractas ni en los factores ambientales sino en “cómo“ han sido y son aceptadas y asimiladas esas necesidades y condicionamientos.
El desarrollo del joven es un proceso de interacción y respuesta de todo aquello que trae consigo más lo que va traduciendo de la realidad que le toca.
Esta respuesta crece armónicamente en la medida en que damos oportunidad de abrirse y comunicarse sin reservas pero atento a cómo “ surge su propia capacidad experimental, ya que la atención al “ cómo “ puede ser un principio básico de auténtico desarrollo y armonía vital.
 LIBERAR
El espíritu se abre al nacer. Que el niño lo mantenga libre o cerrado y lo desarrolle o lo atrofie, creativa o destructivamente depende no sólo de los dones innatos que por supuesto posee, sino de el como se ha ido orientando su experiencia, forjando su educación e imponiendo su adiestramiento.
En la conquista de la libertad el niño empeña todo su organismo, asiste poniendo en marcha todos los sentidos, los órganos y fibras de su ser; cogiendo, manipulando, rompiendo y creando. Cuando le preguntamos, nos parecen ilógicas sus respuestas. Cuando le dejamos moverse aplica la lógica concreta, la lógica de la acción. Su saber es funcional y organizado en torno a sus necesidades.., a los mayores nos puede parecer egoista pero... ¿ Se ha hecho o se hace algo en el mundo ajeno a las necesidades de la humanidad ? Todo el conocimiento y la cultura con todos los adelantos científicos y técnicos ¿ No son a caso fruto de la necesidad humana ? Yo no veo diferencia esencial entre una y otra necesidad. El conocimiento y la cultura han ido surgiendo al descubrir el significado de lo que hemos hecho y hacemos con el mundo y en el mundo. Lo que ha sido y es cierto y válido para el desarrollo de la humanidad puede ser igualmente cierto y válido para el desarrollo del niño. Lo que nos diferencia no es un problema de esencia sino de forma que hay que respetar. El fondo esencial de la vida es liberar su propia energía, desarrollarse libremente.
Lo que quizás nos falte a los mayores y pequeños es comunicación, autentico diálogo, descubrir juntos todo lo que tenemos en común y comprobar que la libertad autentica es la única que puede darnos responsabilidad auténtica y que ésta no viene dada por imposición interior o exterior sino por la atención y verificación libre y espontánea de la totalidad del proceso del funcionamiento interno u externo individual y colectivo.
Somos libres de responder o no ante el error, pero perdemos armonía vital cuando dejamos de responder, imponemos nuestra respuesta o respondemos por orden ajeno.
La respuesta no puede ser inculcada, sino experimentada en la acción libre de toda coacción. Pretender sustituir con una verdad ya hecha, el emocionante proceso de conquista de la verdad. Querer poner las nociones en lugar de las acciones físicas y psíquicas, cierra el espíritu hace imposible el desarrollo armónico y libre de la vida, impide la posibilidad de conquistar la propia libertad y genera actitudes negativas para la cultura.
 APRENDER
El aprendizaje es una herramienta que nos vuelve más capaces de hacer cosas de sentirnos que formamos parte viva de un mundo por descubrir, que el secreto no está en lo que se ha descubierto sino en que nosotros lo descubramos también y que ese descubrimiento es fundamentalmente un problema de actitud que hemos de afrontar. No se trata sólo de entender esto o aquello sino de ”como” lo entendemos y “como”  lo hagamos entender.
Lo que distingue el rendimiento de una persona a otra no es sólo su capacidad sino su actitud. Hay quienes piensan que los valores sólo están fuera, que el ser humano es una máquina que sólo funciona mediante estímulos externos, que las únicas alternativas están en someterse o revelarse. Estas personas rechazan todo aprendizaje y rara vez alcanzan un buen rendimiento. Por el contrario hay otras personas que creen que los auténticos valores están en la vida misma y que lo demás sólo son imágenes de esos valores, que la vida se desarrolla no repitiendo y acumulando imágenes sino creando nuevas. Estas personas aprenden y pueden hacer cosas por sí mismas... suelen rendir más.
Del aprendizaje viene el conocimiento que no es algo que te den ahí fuera, sino que constituye el esfuerzo del hombre por crear comprensión, por encontrar maneras de dar sentido a su experiencia, por organizar las observaciones a partir de una confusión caótica y darle forma que tenga sentido y esté relacionada con otras observaciones.
El aprendizaje nos crea el conocimiento que viene por esa asistencia comprometida en el propio desarrollo duramente ganado. En ese continuo esfuerzo que el hombre hace por comprender y explicar de manera cada vez más clara y amplia en términos más económicos y aproximados.
La vida humana es un proceso de aprendizaje sin motivo ni justificaciones. Cuando empezamos a justificar dejamos de aprender. La vida es un entregarse a la acción de entender y comprender lo esencial que es la vida misma. Hacer algo sin motivos es amar lo que se hace y en ese amar hay un auténtico aprender, autentico conocimiento autentica integridad y armonía vital.
 INVESTIGAR
La investigación no comienza con la especulación abstracta, sino en la verificación concreta de los hechos inmediatos con sus problemas, exigencias y contradicciones. Ignorar bajo cualquier aspecto las condiciones en las que se va formando la personalidad del niño, significa condenar la propia actividad del educador a la esterilidad.
La claridad de entendimiento viene mediante el asiduo ejercicio de reflexión sobre los hechos que transcurren dentro y fuera de nosotros, para lo cual se necesitan espíritus libres y abiertos. Tener espíritu abierto significa no sólo mirar de frente a la verdad, buscarla tenazmente, sino también amarla donde quiera que se encuentre. Quien abre su espíritu considera la sinceridad como uno de los mayores valores; ve las cosas como son y no trata de transformarlas. Parte de los hechos y elabora teorías que vuelven a enriquecer la realidad.
Hay que partir de los hechos, de la perfección de la realidad para elaborar los principios. Hay que promover actitudes donde se puedan crear las capacidades que verifiquen amen y relacionen lo que sienten lo que piensen y lo que hacen.
La visión abierta no tiene por objeto las cosas sino las relaciones, no es dispersión abierta o fragmentación sino integración pura inteligencia de relaciones orgánicas que existe entre todos los fenómenos del universo.
Hay que destacar ante todo el proceso por el que las nociones se conquistan y organizan en una visión sintética y sobre las aptitudes intelectuales que de este modo se forman. El conocimiento es esencialmente estructura.
El libre conocimiento es decir la indagación abierta al conocimiento interior y exterior del mundo da una visión total. No es un proceso especial que comience
a una determinada edad, en un determinado grado de madurez física o en particulares condiciones sociales o interpersonales. La investigación empieza al descubrir o relacionar algún aspecto del funcionamiento vital, al intentar perfeccionar eso que hacemos, cuando lo hacemos y sobre todo “ como “ lo hacemos.
El conocimiento científico no viene dado por la acumulación desorganizada de nociones y datos del exterior sino por la comprobación estructurada de relación interior exterior ya que la claridad de visión no se encuentra sólo en la superficie de los ojos sino en la vivencia interior que se transmite. La autenticidad de este desarrollo empieza cuando lo subjetivo y objetivo se admiten no como algo contradictorio diferente sino como dos caras de la misma realidad a la que hay que dar una nueva respuesta.
 CREAR
Significa atribuir importancia básica al desarrollo de la vida y al fruto de nuestra existencia que son nuestros propios hijos. Creares desarrollar nuestras facultades, dar fruto y esforzarse porque este alcance un grado significativo de auto-realización, iniciativa propia, participación armónica y autodisciplina en su trabajo. Crear es facilitar el desarrollo de las facultades y aprender a manejarlas de un modo nuevo. Crear es descubrir la capacidad de ver y hacer ver los diversos aspectos de la vida que transcurre dentro y fuera de nosotros.
El problema que tiene el mundo actual es el desequilibrio entre el gran conocimiento científico y técnico y el desconocimiento del propio individuo ante lo cual es necesario “crear“ dentro de la educación un nuevo espíritu que haga posible el desarrollo integral del individuo y deje de hacer del niño y el profesor un simple intermediario que domina las cosas externas sin agregar nada propio ni sentirse emocionalmente comprometido.
La educación es problema de actitud creadora de la vida misma. Es la atención especial a esa capacidad que forma a los seres humanos y los compromete con la existencia. La educación es la respuesta armónica a las necesidades de nuestro tiempo, es la que atiende a los latidos íntimos de la especie, es la que busca nuevos recursos y hace que los seres humanos aprendan y les guste aprender durante toda la vida.
El papel de la educación siempre es el mismo, ayudar a comprender aquellas cosas que nos permiten participar en forma constructiva y dar respuestas armónicas a la sociedad, mientras logramos la satisfacción de la auto-realización personal.
Las formas pueden variar pero no el significado. La educación nace de la vida misma y la necesidad individual de ser y comprender el mundo que le toca vivir. La educación crece en la medida en que participamos en la creación de nuevas formas de entendimiento y atención a ‘los intereses individuales y colectivos que Lenizan la totalidad de la vida.
Los nuevos criterios sobre el plan de estudio que surgen ahora tienden a dar respuesta y facilitar la posibilidad de satisfacer los requisitos de la sociedad, desarrollar y potenciar el deseo de auto-realización individual. El problema para el profesor es lograr invertir los términos del estudiante que hace lo que quiere para lograr que quiera aquello que hace.
 
ACTITUD PERSONAL
El ser humano no puede hacer nada mejor en la vida que encontrar una tarea o una función que le permita un compromiso  con todo esto que respira.
Sólo se esta preparado cuando sabemos qué implica la tarea, cuando se descubre que tanto la capacidad de observar como la de hacer es una función de la disposición de amar y trabajar “. La función empieza trabajando con amor para  alcanzar esa etapa en la que se aprende fundamentalmente por amor al trabajo.
Los niños disfrutan aprendiendo aquello que les gusta y cuando deja de gustarle dejan de aprender ya que gran parte del trabajo no es del todo placentero sino arduo trabajo. Es en este trance donde se pone a prueba el temple del hombre. Donde hay que sacar toda la capacidad creativa para no caer en los métodos de coacción de recompense o castigo y seguir potenciando los estímulos internos para el propio desarrollo.
Se necesita un tipo de control que permita pasar por las distintas crisis con la suficiente espontaneidad para liberar las fuerzas que  te ayuden y te hagan capaz de continuar aprendiendo.
Esta cualidad  comienza con la autonomía personal de modo que pueda gobernarse sin necesidad de que otro lo controle. Esta autonomía debe tener en cuenta a otras personas de modo que no se logre a expensas de los demás. Debe entender que la autonomía tiene un limite a partir del cual empieza el autocontrol.
El quid dé la cuestión está en tener el suficiente tacto para no corroer y destruir el deseo de aprender y trabajar. Debido a nuestros múltiples reglamentos (hacer esto ahora, en esta forma, en este lugar, en esta secuencia, etc,) uno pierde su propio interés, su propia espontaneidad, su energía personal y funciona sólo mediante estímulos externos. Es por eso que se necesita confianza en sí mismo y en el mundo. Hay que ofrecer múltiples salidas ante un mismo problema antes de perder el compromiso con el trabajo. Pues la identidad con el trabajo es mucho más eficiente a la formación personal que cualquier contenido impuesto.
El mejor maestro de si mismo sería aquel que domina todos los métodos de aprendizaje y sabe utilizar el adecuado en cada momento.
 
VALOR Y EDUCACION
El valor está en la vida. La educación está en el uso responsable que de la vida hagamos.
Facilitar el desarrollo de la vida, cultivar las facultades, verificar las experiencias de los otros, orientar las experiencias individuales, motivar las emociones y relacionar nuestro saber con el comportamiento diario puede darnos auténtico valor.
Promover la auto-actividad física y mental, así como la actitud integradora y la ordenación interior de los datos que uno está continuamente recibiendo del exterior (publicidad, prensa, radio, discos, T.V. etc) ya que uno se educa principalmente al relacionar particularmente todo aquello que le llega dentro y fuera del lugar de trabajo.
El valor del conocimiento no está sólo en verificar lo ya conocido sino en el esfuerzo presente por orientarnos, comprender, descubrir y dar nuevas respuestas a esto que nos ocupa.
El valor empieza a ser auténtico cuando lo subjetivo y lo objetivo se entiende no como algo opuesto y divergente cuya afirmación o seguimiento de uno implica la negación y abandono del otro sino como dos aspectos de la realidad a la que hay que responder armónicamente.
La respuesta armónica no viene dada por inspiración o computadora sino por el dialogo abierto y directo con la vida que transcurre dentro y fuera de nosotros.
La técnica educativa no es otra cosa que asistir responsablemente a la propia realización de los valores, los cuales no existen absolutamente por sí solos ajemos en la vida como en el mundo ideal platónico, ni tampoco proceden del exterior como creía Aristóteles, sino que sólo existen en la medida en que se actualizan vitalmente mediante el trabajo y el comportamiento diario dentro y fuera del taller.
No creo que la técnica educativa tenga que ser una función puramente instrumental a servicio de unos valores determinados sino que es la técnica... ese “cómo“ el valor en sí mismo; medio y fin al mismo tiempo. Cuando separamos interiormente el cómo “ de el qué” nuestro valor educativo se desintegra.
Si pretendemos la formación humana integral el valor educativo a de mantenerse íntegro en la realización. La realización del valor educativo no creo que esté en el sacrificio de hoy ni en la recompensa de mañana sino en el grado de atención y emoción que en el presente prestemos a los hechos y a sus significados con los que estamos actuando.
 EVOLUCÍON
Pensar solo en la naturaleza en las ramas a enseñar, la comprensión intelectual de los alumnos y los valores permanentes de la sociedad no es válido sin asistir lúcidamente a los cambios que lleva consigo el impulso vital de la evolución.
La masificación de la enseñanza, la dificultad de formarse profesionalmente junto con las nuevas necesidades de la sociedad son factores que intervienen notablemente a la hora de elegir el método adecuado y conducen a conflictos comprensibles ante los métodos tradicionales ( que suelen ser los más comodos cuando el personal docente no ha podido recibir una formación suficiente y precisa ) y los métodos activos, intuitivos, audiovisuales o de enseñanza programada cuyo exito creciente tiene el riesgo de olvidar su propia misión.
El conflicto latente que parece existir se refiere a una dualidad de inspiraciones ideológicas coherentes en los adultos pero problemática en el terreno educativo.
La primera presenta la vida mental como producto de la combinación entre factores biológicos y sociales. El factor orgánico proporciona las condiciones del aprendizaje y la vida social da las reglas que se transmiten de una sociedad a otra. La segunda es el papel de la acción o prasis en el paso de lo biológico a lo social donde se considera la percepción misma como una actividad de los organos de los sentidos. Estos dos puntos de vista coinciden con el cambio radical del siglo XIX al siglo XX.
El siglo XIX explica el conjunto de la vida del espíritu mediante elementos esencialmente estáticos. En su forma y ensayos ha sido mecanicista. Reduce la actividad intelectual a combinaciones de átomos psíquicos inertes (sensaciones e imágenes) operaciones pasivas (hábitos. Y asociaciones).
El siglo XX ha sido una afirmación en todos los frentes y un análisis de la actividad. La idea de que la vida del espíritu es una realidad dinámica. La inteligencia una actividad real y constructiva. La voluntad y la personalidad creaciones continuas e irreducibles. Mediante la relación de la misma experiencia contra un mecanismo simplista hay un esfuerzo general para conquistar una visión mas justa de esta verdadera construcción que es el desarrollo del espíritu.
 
COMUNICACION
La comunicación nace y evoluciona mediante el trasvase interior exterior y viceversa de las imágenes qué se perciben y construyen de todo aquello con lo cual nos relacionamos.
Comunicarse con el niño es conversar con afecto y naturalidad. Aunque nos parezcan absurdas y extrañas sus apreciaciones o formas todas tienen su lógica y lo que es más importante todas forman parte de una lógica en fonación que aprende a existir.
El desarrollo amónico de la mente y el cuerpo es fundamental para. que existe la comunicación. Son muchas las cosas que se presentan al despertar de la conciencia. Sin conocer nada se necesita aprender todo. Cuanto más pronto pueda ordenar el niño su confusión menos difícil le resultará el camino de la maduración y la comunicación.
Beltran Russel en su obra Análisis del Espíritu remarca que las personas que poseen una visión relativamente directa de las cosas son incapaces de transmitir estas imágenes en palabras; mientras que aquellas que dominan el lenguaje suelen haber perdido la capacidad de ver una imagen mental. Dice que la conjunción del dominio del campo visual y de los términos abstractos en los que trabaja la mente son aquellos que produce el individuo capaz de una especial profundidad de pensamiento.
Es esa conjunción de lo visual y lo abstracto donde entra en gran parte la actividad estética, la emoción creativa del ser, la asistencia lucida al propio  desarrollo vital, es aquí donde reside el punto fuerte de la creatividad.
El niño siempre tiene dentro alguna cosa que quiere ver representada materialmente y lo hace mediante el volumen, la superficie, la línea o el color. Ese algo que representa es imagen de su persona, es la traducción a esa relación que le une al mundo. La función del educador es hacer de pantalla sobre la cual el niño pueda proyectar sus imágenes interiores.
El niño más distraído se concentra cuando encuentra a su lado una personalidad más fuerte que el que le ayuda a buscar aunque esa conquista sea él mismo el que la hace entre sus propias ideas y la faena del educador no sea más que ayudarlo a ordenarlas a medida que las manifiesta de manera que él mismo pueda. discernir cuales ha de eliminar.
Nunca se han de dar soluciones. Se ha de. conversar con el niño de manera que surjan las cosas que esta viendo y difundir la conversación cuando sale aquello que se le nota mayor interés para que haga una apreciación propia y sobre elle centra la base de la atención y a partir de aquí elaborar las posibilidades plásticas del tema. A partir de entonces se desarrolla la comunicación.
  
OBJETIVOS
Antes que la especialidad de la propia asignatura hay que lograr una relación sin etiquetas donde alumno y profesor descubran y se comprometan en las necesidades comunes de desarrollo.
No me gusta considerar al arte como un privilegio de minorías para minorías privilegiadas, prefiero considerarlo bajo un aspecto más cercano y profundo ya que por naturaleza interviene en la formación interior del hombre pues proporciona a quien lo practica libre desarrollo de relación y síntesis, orden interior armónico al natural desenvolvimiento de las facultades emocionales, intelectuales y físicas, facilitando en su experiencia un amplio grado de percepción.
la educación estética pone al niño en condiciones de crear que en definitiva no es otra cosa que entender y dar nuevas respuestas a la realidad.
En una civilización técnica hay que cultivar las facultades creadoras median— 1 te la experimentación estética cuya principal función es estimular, cultivar y liberar las fuerzas sin las cuales el hombre no puede vivir. -
La imaginación creadora aumenta la capacidad de relación y entendimiento entre los seres humanos. Su práctica desarrolla y permite la percepción de nuevas, dimensiones válidas a las demás actitudes.
Son funciones diferentes pero íntimamente ligadas entre sí las que hay que tener en cuenta: la de  ver y la de  comprender la función estética de la vida y la función teórica del pensamiento racional.
La educación estética se basa en el desarrollo de la imaginación, en la disciplina de los sentidos y los sentimientos, en la ampliación del mundo sensorial y el desarrollo de las capacidades creativas.
Enseñar el lenguaje de la vista significa conducir al niño a la verificación  del mundo abiertamente ya que es el niño entero el que ve y no solamente sus ojos.
La educación estética ayuda a la visión total de la realidad, desarrolla la capacidad de síntesis entre lo percibido y lo racional, entre el hombre y el universo, entre la visión y la representación. Integra la personalidad del individúo y lo capacita para haberselas con la vida de un modo total e inteligente.

Reflexiones  sobre actitud 1980.  
 
 

No hay comentarios: