FORMA Y ARMONÍA VITAL.

Espacio abierto al juego de relacionar palabras, formas, y colores al ritmo intimo del universo...




10/1/10

FORMA Y VITALIDAD

Foto de José Antonio Arias (Keco)
INSTANTE DE BELLEZA Y ARMONIA VITAL
He terminado mi trabajo dentro del tiempo y en el espacio previsto. Ahora es la obra la que ha de ganar vuestro afecto y respeto. Es mi primera escultura exterior dedicada a los jóvenes de cualquier edad; las anteriores “esculturas para crecer” las he dedicado a los niños, (G. E. Marqués de Benicarló, G. E. S. Sebastià G. E. M. Foguet). Los niños las han tratado bien y ellas están como el primer día. Esta obra es también para crecer, pero en otro plano de la realidad… Donde percibir un instante de belleza puede ser un modo de no perder el contacto con la realidad vital y por lo tanto un modo de no equivocarse… Un instante de belleza muy especial, es el que vivimos en Vinaròs cuando sentimos el grito ¡¡VISCA SANT SEBASTIÀ¡¡… Este alborozo vital, es el que he querido traducir al lenguaje universal de las formas…
Su contenido vive en nuestra memoria colectiva y nos dice: Sant Sebastiá, antes de ser santo fue una persona real, sincera y honesta consigo mismo y con su profesión. Vivió en el siglo III de n uestra era y el Emperador Diocleciano lo mandó saetear, por tener una visión del mundo diferente a la establecida. Esto no doblegó su voluntad, ni cambió su percepción de la realidad vital de aquel momento. Su energía aún le permitió renunciar al cargo y al sueldo de tribuno y dedicar su vida a los más necesitados...
Estos datos, a mi me sugieren, la imagen de un grito en silencio; de humanidad emergente, desnuda y sin rostro, ajena al riesgo y al dolor físico; y con un reguero de altruismo y generosidad en el lugar de las flechas…
Dos meses de estudios previos, bocetos y maquetas en mi taller y un mes aquí, en esta rotonda transformando materiales, es el tiempo que he necesitado, para darle forma plástica a la belleza de este instante vivido íntimamente como un canto de libertad y amor a la vida sin precio ni condiciones…
La colaboración del equipo técnico y de mantenimiento del Ayuntamiento ha sido eficaz; especialmente J. Francisco Sancho y Ximo Ferreres, en la cimentación y encofrado de la base, andamiaje y cercado de la rotonda. También han colaborado un grupo de antiguos alumnos del Instituto Leopoldo Queról como: Arnau Caballer y su hijo Francisco, (hoy profesionales con vena artística) en la construcción en hierro de la estructura interior. Borja Llopis (hoy profesor de dibujo con temperamento creativo) en la configuración de la forma exterior. Juan Miguel Ferrá (hoy técnico electricista con sentido estético) en la iluminación de la escultura. Agustín Guimerá (hoy regidor del Ayuntamiento, con criterio ambiental) en la dirección ornamental del jardín. También ha colaborado mi amigo el escultor Agustín Roso (un gran profesional en permanente proceso vital) en el pulido final de la obra. Gracias a todos “esta rotonda forma ya parte de nuestras vidas”… También quiero dar las gracias a todos los miembros de la comisión organizadora del centenario por haber confiado en mí, para registrar plásticamente, la realidad de este instante especial, de belleza y armonía vital… ¡¡VISCA SANT SEBASTIÁ¡¡…

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Acabo de ver la escultura y de leer el comentario que Córdoba hace de su reciente obra y, desde luego,ya estoy mirando qué días puedo acercarme a contemplarla, y si es posible hablaré con él. Conozco este tipo de esculturas que hace el artista, pero ésta, por el comentario que hace y las formas que veo en la foto, sencillamente me parece un logro más del artista. Conozco la pintura y escultura de este artista desde hace mucho tiempo y, a los que le conocemos y admiramos, nunca nos ha defraudado.Como digo al principio, estoy intentanto hacer un hueco para ir a ver esta última escultura. ¡Enhorabuena!
Paul Barchado
Madrid 26 de enero de 2010

robert f dijo...

http://lavoz-humana.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Es una escultura de una humanidad espiritual, totalmente abierta a lo humano y lo divino, parce estarentre ambos mundos...

Anónimo dijo...

Una expresión de libertad, como dice el autor es un grito en silencio. Cundo lo que se hace es sincero, sin negar al otro la autenticidad de ser es suficiente no necesita gritar.
Dorian

Anónimo dijo...

Por fin pude verla escultura "in situ". La verdad es que quedé impresionado.Lo que dice Córdoba de su escultura, la verdad, creo que se queda corto. El es modesto y siempre ha tratado a su obra con palabras sencillas y sin darse mucho "postín", como vulgarmente se dice.
Sigue, humildemente, con tu abra. Lo importante es lo que tú pienses y hagas no lo que los demás puedan pensar y decir. Un saludo. Pau Barchado.Madrid 8 de septiembre de 2011. Saludos