FORMA Y ARMONÍA VITAL.

Espacio abierto al juego de relacionar palabras, formas, y colores al ritmo intimo del universo...




16/6/11

EVOLUCIÓN DE LAS FORMAS

 Las formas en la naturaleza son maravillosos ejemplos de adaptación. Su comportamiento y configuración cambia con el tiempo. El ser humano evoluciona superando distintas etapas en su forma de ser y hacer. La observación de lo que ocurre fuera y dentro de él; el anáisis, la verificación,  la interrelación de todo eso con las cosas que hace cada dia, facilita la percepción de nuevas  formas de evolucionar y optimizar los propios recursos...
 Lo que hace y como lo hace es el valor que actualiza su forma de ser, que siendo esencialmente la misma, las nuevas experiencias generan nuevos horizontes y puntos de vista que  le permiten desarrollar nuevas cualidades dando posibilidad de interrelacionar armonia vital a  dos formas básicas que tenemos de respirar y actuar:
La forma directa, que se configura en la acción libre y responsable, contruyendo unidades equitativas dentro y fuera del individuo o grupo social. Estas unidades equitativas básicas son formas de valor que no hacen de la vida un negocio pero dan sentido y significado a lo que hacemos individual y colectivamente.
La forma indirecta, depende de dos modelos antagónicos bajo la tutela de dos "líderes"  en permanente oposición. Cada uno de los cuales  pretende representar  la  unidad vital... El procedimiento que utilizan los "líderes" para lograr el objetivo, es ignorar la visión  que el otro  tiene de la realidad. Los seguidores de ambos, sin pararse a pensar  el significado, repiten sin más  el  mismo procedimiento. 
¿Cómo será la evolución de sus formas de ser y hacer, sabiendo que la visión ignorada del otro, es parte de la unidad vital que ellos pretenden representar?... 
Hay ciudadanos, pacíficos que se sienten responsables y libres que  no siguen a ningún "líder" ni pretenden representar a nadie, "el pueblo es soberano y se representa a sí mismo" suelen decir...
¿Cómo será la evolución de sus formas de ser y hacer, sabiendo que son interdependientes del entorno biológico, social, y económico del cual forman parte?...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Las formas evolucionan pero tú eres capaz de plasmar el momento y el espectador, penetrando en ellas, se siente parte de esa evolución atrapada en el puro instante: el todo o la nada ¿qué importan los nombres? Sólo la vivencia importa. Y, por supuesto,el color que tus ojos, Córdoba, saben retener y entregar generosamente. Nunca desfallezcas. Silencio

Carlos Aurelio dijo...

Azul primigenio, celeste, añil... tenue, sosegado, no traumático. Nubes blandas nos atraen hacia un tierno engaño, hacia una mentira sosegada. ¿Quién ha creado ese devenir prístino, profundo, en que somos absorbidos -casi dormidos- para formar parte de una teatral masa fría que al final nos expulsa hacia los límites de una cisterna inmensa y desconocida?

Anónimo dijo...

Estoy contigo, Carlos Aurelio, y con las vivencias plasmadas por Córdoba. Estamos, pero no somos en el engaño, no lo creamos,no podríamos hacerlo desde el Ser profundo que es sólo Verdad. Sin espejismos. Éstos están en esta fría masa teatral a la que tú aludes y que hace y deshace sin ningún rigor. Que nunca podrá expulsarnos. Somos, sin engaños Es tan sencillo...Sigamos compartiendo, y, por tanto, Siendo. Y...silencio.

José Córdoba dijo...

Carlos: gracias por tus sinceras palabras que solo los poetas saben escribir. Se nota que han salido de lo más profundo de tu ser.
Ya has tenido una respuesta en silencio a tu entrada en mi blog. Espero que la tengas en cuenta y nos demos la oportunidad de continuar construyendo nuevas posibilidades;. Tu ya lo haces con tu cámara fotográfica y yo trato de darle forma con palabras, formas y colores.
Un abrazo
José Córdoba