FORMA Y ARMONÍA VITAL.

Espacio abierto al juego de relacionar palabras, formas, y colores al ritmo intimo del universo...




20/11/11

BLANCO Y NEGRO


Hoy me siento  mejor, no tanto por la realidad que me contáis unos y otros, sino más bien por lo que “veo” que suele ser lo que respiro… Unos y otros tenéis parte de razón, pero no os dais cuenta que somos no  solo lo que aparentamos en la foto, también somos lo que oculta nuestra  espalda; que en muchas ocasiones no sabemos, o no queremos ver, y los demás si lo ven; como también ven lo que dice el perfil izquierdo, y el perfil derecho, (ambos gobernados por los hemisferios opuestos del propio cerebro).    

“No es cuestión de buenos y malos, es cuestión de ignorancia, excesos y deficiencias”.

Confundir la imagen con la realidad es un fraude a la visión y a nosotros mismos; la imagen solo es una representación. La realidad la construimos y reconstruimos entre "todos" con nuestro comportamiento diario.

Ver la realidad, es darnos cuenta de que "todos" somos fruto de estas raíces de funcionamiento que hoy tenemos; y el fruto es esencialmente igual a la raíz; lo que cambia es la forma y a través de ella vamos cambiando nosotros. Cuando "vemos" que algo no funciona, o funciona mal, es bueno imaginar también la forma para gestionar con "equidad" la parte del árbol de la vida que estamos tocando individual y colectivamente.

La imaginación es un estímulo que impulsa el valor de las personas cuando está al servicio de la vida y facilita el desarrollo de cualidades de unos y otros; por el contrario frena y merma nuestro valor personal, cuando la utilizamos para evadir esta responsabilidad y hacemos de la vida del otro y los otros, objetos de usar y tirar o instrumentos a nuestro servicio.
BELLEZA RENOVADA

La representación en blanco y negro que unos y otros hacéis  de la realidad, solo es una representación, una imagen fija; mientras que la realidad es móvil, se mueve desde el interior de las personas con multiplicidad de colores y formas; solo hay que respirar, y darnos cuenta que la  vida no es un medio sino un fin en sí misma, un auténtico “valor” que tenemos "todos". Trabajar en ello, es asumir la responsabilidad de auto educar nuestra visión, actuar atentos a lo que ocurre, y construir en nuestras relaciones diarias unidades solidarias de "equidad" evitando que los excesos de unos, sean las deficiencias de otros.

Imaginar y construir cada día la ilusión de ver la realidad, puede ser un modo responsable de empezar a ser ciudadanos libres, aceptar y reconocer la complementariedad del blanco y el negro, sin que la afirmación de uno, suponga la negación del otro, porque entre ambos, se encuentra realmente, el valor, la belleza cambiante y multicolor de las formas  de la vida  en todas sus manifestaciones...

 

No hay comentarios: